Ir al contenido principal

Dexter, el Oscuro pasajero

Dexter es mucho más que una serie sobre un asesino en serie que se convierte en una especie de violent mesias. Dexter nos habla de la legitimidad de la moral en el contexto de la muerte de Dios nietzscheana...





Ficha técnica de Dexter



Creación: James Manos Jr., basada en la novela El Oscuro Pasajero, de Jeff Lindsay, que cuenta con dos secuelas literarias: Querido Dexter y Dexter en la Oscuridad.


-Género: Thriller, policiaco, drama, humor negro.


-Reparto: Michael C. Hall, Julie Benz, Fennifer Carpenter, C. S. Lee, Lauren Vélez, David Zayas, James Remar, Jimmy Smits...


-País: EE.UU.


-Temporadas: 4, a estrenar la 4ª el 27 de septiembre en USA.

Argumento: Dexter es un médico forense que trabaja como analista de sangre para el departamento de policía de Miami y, para sorpresa de sus compañeros, siempre atrapa al culpable haciéndose servir de su "intuición".Su hermanastra Debra, a quien Dexter se siente muy unido, también es policía en el mismo departamento. Ambos parecen querer honrar la memoria de su padre, Harry Morgan. Dexter tiene una novia preciosa y dulce, Rita Bennet, con dos hijos de un matrimonio anterior. También es valorado por sus compañeros del departamento de policía, y nadie duda de su talento como forense. Sin embargo, Dexter es un prolífico asesino en serie que escoge premeditada y minuciosamente a sus víctimas sirviéndose de la información privilegiada que le proporciona su trabajo. Además, su profundo conocimiento de los procedimientos forenses le permiten limpiar toda pista que pudiera situarle en el objetivo de sus compañeros policías. A pesar del irresistible deseo de matar que experimenta, Dexter no asesina indiscriminadamente. Su padre adoptivo, Harry Morgan, identificó a Dexter como un psicópata desde la preadolescencia, y desde entonces no tuvo otro objetivo que enseñar a su hijo a controlar sus impulsos. Harry, intuyendo que Dexter no podría evitar dar salida a sus impulsos homicidas y su sed de sangure, trató de enfocar ese poder destructor hacia una causa noble (aunque esto es discutible). Harry le proporcionó a Dexter un Código para matar, que podría llamarse "ético" y "práctico, cuyo fin es minimizar el impacto de la oscuridad que acecha desde la mente de Dexter.


Perfíl y modus operandi de Dexter


Nuestro protagonista cumple el perfil típico de un psicópata: Dexter carece de empatía, es decir, es imcapaz de sufrir con el sufrimiento ajeno. No siente remordimientos ni sentimiento de culpa alguno tras cometer un asesinato.La empatía no es la única respuesta emotiva de la que Dexter adolece: según opina de sí mismo, Dexter no posee emoción alguna y, por tanto, vive sumido en una oscuridad emocional. Para comprender las emociones de las personas que le rodean las analiza de forma racional, basándose en evidencias sobre el comportamiento de la gente, infiriéndolas de relaciones causales. Ejemplo: "Mi hermana llora (efecto), luego está triste (causa), por tanto, necesita un abrazo". Estas inferencias las realiza gracias a las obsrevaciones que durante toda su vida ha realizado sobre la conducta de los seres humanos, que como sabe, están ligadas a emociones que, sin embargo, él no puede sentir, puesto que según cree Dexter, él no es humano.

Posee una inteligencia superior a la media, lo cual le lleva a analizar absolutamente todo, cada detalle, hasta el extremo de una minuciosidad patológica. Necesita sentir que posee el control, no sólo en su vida cotidiana, sino también cuando se prepara para arrebatar la vida a una de sus víctimas. Aunque siente la necesidad de ir cambiando el arma con la que mata a sus presas y después descuartiza los cadáveres para deshacerse de ellos, no siente la necesidad de torturar, sino tan sólo de sentirse poderoso arrebatando una vida, convirtiendo a una persona en una cosa, produciendo un cadaver. Obligado a ocultar su identidad, a esconder sus monstruosos impulsos, Dexter siente que nadie le conoce, y los que le han conocido totalmente han acabado convirtiéndose en sus víctimas. Dexter confiesa a sus presas sus reflexiones, sus conclusiones acerca de su naturaleza y su propia vida antes de matarlas. Así parece suplir su carencia de comunicación real, sin máscaras ni tapujos, con otros seres humanos.
El monstruo que medra en el interior de Dexter tiene una fecha de nacimiento, un origen en una infancia traumática. Dexter vio cómo descuartizaban viva a su madre con una sierra mecánica, un recuerdo que ocultará y que sólo emergerá a la conciencia en un momento determinado de su vida. A pesar de lo inhumano de los crímenes de Dexter, la serie oscila continuamente sobre la delgada línea entre lo soportable y lo absolutamente horrible para un espectador con un mínimo de sensibilidad. El hecho de que la serie lleve al público a empatizar con un psicópata sin empatía se halla, entre otras razones que veremos, en el Código de Harry, esa es la clave del éxito de Dexter.


El Código de Harry





Documentándome sobre esta serie he visto un blog donde se proporcionan los principios del cógido de Harry . No obstante, disiento en la ordenación y en algunos puntos, de modo que he realizado mi propia lista, basándome en la anteriormente citada que será, no obstante, aproximada, puesto que no recuerdo que en la serie se enumere punto por punto el Código.



1. No dejarse atrapar nunca.



2. Matar inocentes no está permitido.



3. No matar hasta no estar completamente seguro de que la víctima es una asesino y merece morir. Investigar y asegurarse más allá de cualquier duda razonable.



4. La preparación del asesinato es tan importante como su ejecución. sé extremadamente cauteloso.



5. Finge normalidad y emociones para pasar desapercibido en sociedad.



6. Cuando alguien está cercano muere, uno se siente triste. Fíngelo.



El Código de Harry es lo que separa a Dexter del perfil del psicópata de American Psycho, peli de la que hablé en el artículo anterior. Gracias a las enseñanzas de su padre adoptivo, Dexter no es un asesino despiadado que mata indiscriminadamente, sino una especie de justiciero oscuro que sólo mata a otros asesinos en serie o a personas que han matado con frialdad y premeditación, o que representan un riesgo por sus impulsos homicidas (aunque no asesina a nadie en base sólo a sus tendencias asesinas si no ha matado antes).



Esto nos lleva a la fórmula siempre exitosa de psicópata vs. psicópata en términos de duelo de inteligencias. Dexter no sólo logra discernir entre asesinos o simples sospechosos gracias a la información privilegiada a la que tiene acceso como forense de la policía, sino porque reconoce a los que son como él. Está, mejor que nadie, siempre en la mente del asesino, porque él es un asesino. Cada vez que caza a un asesino en serie, a excepción del "asesino del hielo" del cual no hablaré para no desvelar la trama de la 1ª temporada, siente el placer de haber sido más inteligente que su presa.



El hecho de que Dexter no mate a inocentes lo acerca a personajes como "Harry el sucio", e incluso Dexter puede ganarse más nuestra simpatía que el personaje de Clean Eastwood, puesto que este último podía disprara por la espalda a un ladrón en plena huida por el simple hecho de haber robado un bolso, algo que el sanguinario Dexter nunca haría. Nuestro protagonista no matará a nadie que no considere que "merece morir".
Pero no incurramos en el error de pensar que Dexter no mata a inocentes porque empatiza con ellos. Su indulgencia con todo ser humano inocente (a excepción de su novia y los hijos de esta, su hermana, y pocos más) se debe exclusivamente al Código. Por esta razón, su padre adoptivo le enseñó a Dexter que el Código, ante todo, era un "Código de supervivencia". Los asesinos en serie no son realmente queridos por nadie (¿a excepción de Dex?)puesto que nadie les conoce. No se han abierto a nadie nunca debido al horrible secreto que encierran en lo más profundo de su ser. Así, Harry se aseguró de convertir una oscura y destructiva fuerza de la naturaleza en una especie de fuerza terrible y justiciera encauzada hacia "el bien" según el principio que reza: "si mato a un asesino en serie evitaré que este mate a otras personas". Este principio ético pertenece a la escuela filosófica del "utilitarismo", doctrina que ha sido entendida como que lo más útil es la supervivencia y bienestar del máximo número de personas posibles en un sentido cuantitativo (en relación al número posible de vidas salvadas con una muerte). No obstante, la ética del Cógido también se basa también en un principio cualitativo: la vida de un asesino vale menos (posee una calidad inferior) que la de un inocente.

Lo verdaderamente interesante es lo siguiente: en virtud del Código, la vida de Dexter si no siguiera el Código sería cualitativamente inferior que la de un inocente; pero la vida de Dexter, mientras siga el Código, es cualitativamente igual que la de un inocente. La oscura justicia que imparte Dexter neutraliza su propia "maldad", su propia oscuridad. Gracias al Código de Harry, Dex consigue la "redención" como subproducto de su sed de sangre. ¿Quién dijo que sencillamente se trataba de una serie sobre un psicópata?



Dexter sabe que si no sigue el código, la oscuridad de apoderará de él. Sus instintos depredadores, que actúan como un alter ego que se apodera de él tomando las riendas de su conducta para satisfacre su morboso deseo de matar, tomará definitivamente el control. Es su "oscuro pasajero", pero no es un alter ego realmente, es el nombre que Dex le da a su parte monstruosa que, sin embargo, está indisociablemente unida a su parte humana (de haberla).



El hecho de que Dexter se ciña al Código se gana, por tanto, la simpatía de un público que está al acecho de cualquier rasgo humano en Dexter para sentirse aliviado de la carga de tener que asumir su oscura naturaleza. Pero Dex sigue el código como una serie de "creencias", no como unos "valores" morales o éticos, puesto que lo que convierte a algo en un valor es su conexión con las emociones, algo de lo que Dexter carece por completo (¿o no?).

El psicópata que obedeció al Oráculo de Delfos


Dexter no es exactamente feliz abandonándose a sus instintos asesinos, aun cuando lo haga con la medida de autocontrol del Código. Afirma no sentir remordimientos, pero una especie de vago sentimiento de culpa levita por encima del personaje durante toda la serie. Esta aparente paradoja, el hecho de que no esté dotado con la capacidad de sentir culpa, y al mismo tiempo sienta una especie de culpabilidad vaga, nace del hecho evidente de que Dexter sabe que es un monstruo. La ausencia de emociones que padece Dex le hace sentir un gran vacío, y necesita buscarse a sí mismo. Necesita seguir la máxima del Oráculo de Delfos: "Conócete a ti mismo". Nuestro asesino en serie realizará una profunda búsqueda de las razones de su oscuridad. La serie, al menos hasta la 2ª temporada, es un camino de autoconocimiento, una búsqueda del sentido de la propia existencia. La búsqueda comienza con el "desbloqueo" de un recuerdo: la muerte de su madre mutilada por una sierra eléctrica en manos de unos narcotraficantes ante los ojos del pequeño Dex. El monstruo ya tiene su razón de ser, la razón última de su existir. Este es el primer paso que nuestro psicópata dará hacia la autoaceptación.

Pero la búsqueda continúa en la investigación de la vida de Harry, su padre adptivo, puesto que disipar las dudas respecto a la figura paterna le servirá a Dexter para comprenderse mejor a sí mismo y enfrentarse mejor a las preguntas existenciales que cualquier ser humano se hace a sí mismo: ¿Quién soy? ¿De dónde vengo? ¿Hacia dónde voy? Algunos aspectos sobre la vida de Harry salen a la luz y hacen sospechar a Dex que su padre no era tan íntegro, tan bondadoso ni tan sincero como él creía. pero, ¿una vez ha descubierto que su padre adoptivo no era perfecto, que tan falible como humano como cualquier otro, sigue teniendo sentido seguir su Código? Así, la trama no sitúa ante el conflicto, el dilema, que hace peligrar el Código de Harry, y con él, el último resquicio de humanidad y noción de justicia que ata a Dexter al resto de los hombres. Después volveremos sobre este tema.

Poco a poco descubrimos que Dex sí tiene emociones. Es protector con su novia y con los hijos de esta, también con su hermana. Se siente en conexión con ellos, y nunca se plantea siquiera poder llegar a hacerles daño. Dex no es demasiado consciente de que posee ciertos sentimientos, y cuando parece advertirlo exclama: "Si tuviera emociones sentiría esto", refiriéndose a lo que en ese momento le afecta a su sensibilidad. Mi tesis es que Dex sí siente emociones, pero las siente como algo exterior a sí mismo, como cubiertas por una niebla que lo distancia de las mismas. Siente como si aquello que siente se encontrara tras un velo de realidad y él está hacia el otro lado. Aunque sienta algo, no tiene la misma sensibilidad que un ser humano no psicópata, puesto que sus emociones sólo le vinculan a ciertas personas de su núcleo reducido de relaciones sociales.

La trama es un camino de autoconocimiento y humanización de un asesino en serie.


El psicópata convertido en el héroe postmoderno



"Conmigo comienza el siglo XX"



Jack "El Destripador"






Antes de continuar debemos realizar una pequeña aclaración: el psicópata no es necesariamente un asesino en serie, sin embargo, el asesino en serie sí suele ser un psicópata. Muchos psicópatas no llegan siquiera a matar a una mosca, aunque uno de los indicios que pueden llevar a la identificación de dicha patología es la tortura a animales, especialmente durante la infancia. Muchos psicópatas viven silenciosa e inofensivamente en el mundo de los negocios. Puede que muchos de nosotros convivamos con ellos, que sean nuestros jefes, o el cartero, o quizá el profesor del colegio.




Dadme un poco de tiempo para que exponga mis ideas y entenderéis por qué creo que la figura del psicópata, en la serie de Dexter, se ha convertido en el héroe postmoderno. La cita de Jack "El Destripador" encuentra su sentido en que fue el primer asesino en serie moderno, y yo parto de la premisa de que el psicópata asesino en serie es, tal cual lo entendemos hoy, un fenómeno moderno, lo cual no significa que no hayan existido en otras épocas históricas, pero no como fenómeno social relevante y como fenómeno mediático. Puede que en otras épocas más violentas, los psicópatas con tendencias homicidas hicieran carrera en el ejército, como verdugos o como hombres de poder que eliminaban a su oposición, o hacía cumplir duros castigos. De esta forma, probablemente muchos psicópatas daban salida a sus impulsos homicidas de forma discreta. El ejemplo más conocido de psicópata camuflado de hombre de poder es Blad el Empalador, y su técnica de tortura fetichista, repleta de significado sexual y sadismo, que consistía en empalar a la gente. Blad también pudo tener su bautizo como monstruo en una infancia traumática, cuando pasó varios años preso por los turcos, donde la práctica de la violación era algo muy común. Es muy posible que Blad empalara a la gente por una obsesión por las violacions que sufrío de pequeño y como una especie de venganza que calmara su mente lacerada. No obstante, el asesino en serie moderno, el depredador que permanece en el anonimato y, no obstante a lo cual se convierte en un fenómeno mediático, con sus seguidores incluso, es algo genuinamente moderno. Dicho de otro modo, el fenómeno del asesino en serie podría tratarse de una patología moderna, o más bien, "postmoderna". También Dexter encuentra la fama cuando se descubren las decenas de cadáveres que este arroja al mar, y es apodado como "El Carnicero de la Bahía". Sin embargo, nadie llega a relacionar al protagonista con El Carnicero. Dexter se sorprende gratamente cuando descubre que mucha gente, tras conocer el hecho de que el Carnicero sólo mata a asesinos, le apoyan.

Es evidente que la figura del psicópata no encarna el arquetipo del héroe, sino más bien el del antihéroe. Sin embargo, también es cierto que la cultura tiene cada vez en mayor estima a los psicópatas. Los productos culturales donde los asesinos en serie han adquirido protagonismo pasan por la literatura, el cine y, como hemos visto, las series de televisión. Charles Manson cuenta con su propio club de fans, los cuales visten camisetas con su rostro estampado y escuchan sus canciones, producto de su extraña faceta de cantautor.

Mi tesis es que el asesino en serie, en la actualidad, se encuentra enaltecido, recubierto por las masas de una especie de carisma, sólo comparable a la erótica del vampiro de la tradición popular, que tan certeramente supo reflejar Bram Stoker (precisamente, basando a su Dráckula en un asesino en serie real: Blad el Empalador). El romanticismo que envuelve a la figura del Vampiro queda reflejado en la producción literaria y, posteriormente, cinematográfica como un ser carismático y seductor. Esta atmósfera profundamente sexual que rodea al vampiro le va como anillo al dedo al modus operandi del no-muerto, que consiste en morder y succionar la sangure de las víctimas. A veces se han relacionado los colmillos del vampiro, su apetito por morder y succionar, en clave freudiana. El vampiro sería un ser inmaduro (si obviamos el hecho de que está muerto) sexual y personalmente, que regresa a un estadio primitivo de civilización, esto es, a la infancia. Con esto se convierte en un ser narcisista que busca satisfacer su deseo de placer oral, incluso a costa de la muerte de sus víctimas. También se ha visto una necesidad de alimentarse de la inocencia perdida por el vampiro al otro lado de la muerte.


El psicópata, aunque todavía no se ha envuelto en un aura erótica como la del vampiro, sí se considera como una persona carismática y de personalidad magnética. También se le asocia al serial killer, una inteligencia sobrehumana, aunque esto, en la realidad, no siempre se cumple.




Al preguntarme seriamente, a raíz de la serie Dexter, qué es lo que nos atrae de la personalidad del psicópata, hallé una respuesta basándome en el análisis de un filósofo llamado Max Horkheimer. En su libro La Crítica de la Razón Instrumental, Horkheimer afirma que todos poseemos un "resentimiento hacia la civilización". El origen de dicho resentimiento lo establece Horkheimer en términos freudianos (puesto que la orientación de su pensamiento es freudo-marxista), pero no es necesario creer en el psicoanálisis de forma íntegra para reconocer que es posible que Horkheimer esté en lo cierto. El resentimiento contra la civilización sucede porque todos tenemos que reprimir nuestros impulsos (violentos y sexuales) para poder vivir en sociedad. Durante mucho tiempo, los valores morales cristianos (hablamos Occidente) eran firmes y sólidos, y la represión de los impulsos primarios para poder vivir de forma civilizada en sociedad se veían sublimados, contrarrestados por una recompensa superior, en la idea del Reino de los Cielos, la vida después de la muerte, el perdón de Cristo, etc. Sin embargo, nos encontramos en un momento histórico "postmoderno", en el cual los valores morales de la religión van apagándose, al igual que la propia creencia en Dios, y la represión de nuestros impulsos no encuentra una recompensa superior que la colme de sentido. Mucha gente se siente decepcionada cuando durante la adolescencia, o tras salir de ella, se da cuenta que los valores que le habían enseñado, cuyo referente es la moral cristiana en retroceso, son una mentira. Nadie sigue los valores cristianos como la solidaridad o la piedad, que se le inculca a los niños. El niño crece y se encuentra arrojado a un mundo competitivo, donde el hombre es un lobo para el hombre. Muchos individuos sienten que la represión de sus impulsos no se encuentra lo suficientemente recompensada en una civilización hipócrita y de aquí nace el resentimiento contra la civilización.




Mi teoría es que todos nos sentimos atraídos por la figura del psicópata en cuanto que encarna nuestros más oscuros y profundos deseos de romper con la civilización, destruirla, puesto que ¿qué es un psicópata sino aquel capaz de destruir todo orden social? ¿Acaso no es el asesino en serie aquel capaz de asesinar con tal de dar salida a sus deseos egoístas? ¿Acaso no representa el psicópata una "voluntad libre", una voluntad de poder capaz de cometer los crímenes más horribles, sin restricciones ni sentimiento de culpa?




Ahora bien, si esos mismos oscuros deseos anticivilizatorios son los que nos llevan a identificarnos con el asesino en serie, y puesto que el ser humano no es sólo depravación, al mismo tiempo nos sentimos herederos de una época en la que los valores morales tenían mucha importancia. Los valores eran tan decisivos, que de ellos dependía nuestra vida eterna. También tenían aquellos valores la virtud de permitirnos vivir en sociedad e intentar conciliar la felicidad personal con el bien común. Es en virtud de esta herencia cultural, que los asesinos en serie también nos provocan rechazo. También intuimos, secretamente, que esta "voluntad libre", libre de culpa, no es tan libre, en la medida en que la necesidad de matar es un acto impulsivo sobre el que el psicópata se encuentra, como Dexter, como si estuviera secuestrado por un "oscuro pasajero" que toma el control y contra el que nada puede hacer.




Sin embargo, ahora aparece Dexter, el monstruo puesto al servicio de unos valores morales que no siente como suyos, sino que le vienen de fuera, cedidos por Harry y su Código, pero que encajan con los de aquella vieja tradición moral del "Bien" y "la Justicia". Nos identificamos con él, como voluntad de poder, como ser fuerte, como una especie de super-hombre libre del sentimiento de culpa, y al mismo tiempo no genera en nosotros el rechazo de transgredir esas normas sociales de convivencia que se inspiran en una tradición de valores. Puede que nos inspiren rechazo sus métodos, que si fueran llevados a cabo por el Estado recibirían el nombre de "Pena de Muerte", pero al mismo tiempo empatizamos con él, puesto que, al fin y al cabo, podemos interpretar sus asesinatos como una forma quizá excesiva de hacer justicia, pero un tipo de justicia, al fin y al cabo. Por ese motivo, en una ocasión vemos a Dexter ante una de sus presas, dispuesto a matarla, no sin antes afirmar: "Si existiera Dios y yo creyera en él, estaría conmigo en esta habitación". Así, el protagonista cree estar haciendo "justicia divina" en ausencia de la potestad absoluta de Dios.




Sin embargo, ahora que he contribuido a entender por qué se ha creado el mito de Dexter, casi como ídolo de masas, debo desmontarlo: Dex no es libre, porque su impulso de matar, al igual que el de cualquier otro asesino en serie, es irrefrenable.




En mi opinión, Dexter es la ontogénesis que refleja la filogénesis de la cultura occidental, o dicho de otro modo, el proceso personal por que que atraviesa Dexter es similar al proceso histórico por el cual atraviesta Occidente. Es por esta razón que considero a Dexter el héroe postmoderno. La Postmodernidad es la época atual, en la cual los grandes sistemas de valores heredados de la religión cristiana han desaparecido con la expresión de Nietzsche: "Dios ha muerto". Algunos han situado el inicio del siglo XX en la afirmación de la muerte de Dios procalamda por el filósofo Alemán; otros, con los graves asesinatos de Jack El Destripador. Sigamos investigando para descubrir la razón de esta extraña relación.



Dexter y la muerte de Dios



La postmodernidad significa, literalmente, que el proyecto de la modernidad ha fracasado. En la modernidad, la racionalidad y el espíritu científico experimentaron un desarrollo vertiginoso, con lo cual, la religión fue perdiendo su poder. Sin embargo, los edificios éticos y toda la concepción del "progreso" concebidos por la razón y la ciencia seguían descansando, secretamente, en un mundo cristiano. La razón fue, poco a poco, desterrando a la religión del mundo del conociminto y de la ciencia, pero inevitablemente, también acabó por hacerlo en el terreno de la ética. La racionalidad, como ilustración, como una luz que disipa todas las sombras de la superstición siguió combatiendo el mito, hasta que al final consiguió destruir también los valores que lo rodeaban. Cuando Nietzsche proclama que "Dios ha muerto", que el ser humano cada vez es más consciente de la falsedad que implicaba la religión cristiana, con sus creencias y su decálogo, también murió el hombre que pervivía bajo la protección de los valores del cristianismo. Como dijo Nietzsche, la importancia que el cristianismo otorgó a "la verdad" llevó a Occidente a alcanzar la única verdad, "que no hay verdad". Esto es lo que ha llevado al ser humano al "nihilismo", que significa que el hombre ha llegado a comprender que el mundo y la existencia no tienen sentido, que no existe Dios, y que sin él, no tiene sentido hablar de Bien moral. El hombre que vive sumergido en el nihilismo se encuentra perdido, puesto que le ha sido arrebatada la protección del padre omnipotente, cuya verdad era trasmitida a los hombres. Nietzsche imaginó una nueva etapa, donde el nihilismo se convertía en positivo, donde el ser humano entendía que si no existen las verdades del reino de los cielos que pueden ser entendidas y aplicadas en el mundo, no hay otro camino que crear esos valores desde una praxis completamente humana y terrenal. Sin embargo, la época en la que el hombre, arrancado del padrinazgo de los poderes protectores que le otorgaba una religión y una ética procedentes del cristianismo, toma la responsabilidad de crear unos valores desde la comprensión absoluta de su finitud y de la inexistencia de una justicia de ultratumba, parece no haber llegado todavía.


Este problema fue el que llevó a Tolstoi a realizar su famosa advertencia: "Si Dios no existe, todo está permitido". Este mismo problema afecta directamente a Dex. Durante el transcurso de la serie, Dexter descubre cosas acerca de la vida de Harry, su padre adoptivo, que le llevan a desconfiar de su integridad. ¿Cómo es posible que la figura paterna que guió a Dex por el camino de la justicia no fuera el perfecto e invariablemente justo? ¿Cómo puede ser que "el padre", que siempre sabía distinguir entre el bien y el mal, y tenía una respuesta para cada pregunta y un procedimiento para cada situación fuera tan falibre y humano como el que más? Dexter llega a plantearse si muerta la figura divinizada del padre tiene no estará, acaso, todo permitido. Esta tensión argumental sitúa al espectador ante el dilema que puede llevar a Dexter de ser un brutal y oscuro justiciero a ser un Carnicero sin escrúpulos que mata inocentes o culpables sin discriminación.




La "Razón", que desde la Ilustración francesa se estaba preparando para el papel de sucesora para la moral cristiana, ha resultado ser insuficiente. Las dos guerras mundiales del s. XX demostraron que la razón y la ciencia habían dotado a las naciones de un poder de destrucción inimaginable. La racionalidad, que había servido para organizar la vida de los hombres, es decir, darle un sentido y optimizar la existencia humana, mostró su reverso, la otra cara de la moneda del progreso, en los campos de exterminio de la Alemania Nazi. El poder ordenador de la institución racional por excelencia, el Estado, ejerció una violencia brutal, pero reglada, en lo que fue un holocausto burocratizado. Las personas morían siguiendo un orden premeditado y optimizador del asesinato, con su número en la solapa y sus uniformes que los hacían a todos iguales ante la muerte. Este proceso de pérdida de fe en el progreso y en la racionalidad de Occidente es lo que en los años 70 del s. XX se conceptualizará como "postmodernidad".




El análisis de Horkheimer es bastante parecido al respecto. En la Crítica de la Razón Instrumental Horkheimer asegura que existen dos tipos de racionalidad en pugna, y que uno de ellos está perdiendo, claramente, la batalla. Max Weber había distinguido entre dos tipos distintos de "acción racional": la "acción racional con arreglo a fines" era aquella acción humana que identificaba un objetivo y usaba la razón para procurarse los medios que le permitieran al individuo alcanzar dicho fin. Por otro lado, la "acción racional con arreglo a valores" llevaba a los individuos a actuar conforme a un "valor" que se perseguía por sí mismo, por ser considerado como un fin valioso en sí mismo. En un sentido parecido, Horkheimer habla de "razón objetiva" y "razón subjetiva". La razón objetiva sería la que correspondería a la racionalidad con arreglo a valores según Weber. Lo importante serí el valor en sí, y no un fin egoísta o subjetivo. Bajo la predominancia de la razón objetiva se había desarrollado a lo largo de la historia la religión cristiana y, posteriormente, la metafísica de occidente, donde los valores morales ya no se reconocían como verdaderos con referencia a la religión cristiana, sino que se concebían como valiosos en sí mismos. Sin embargo, poco a poco, en la historia de Occidente se habría impuesto la predominancia de la "razón subjetiva", aquella que coincide con la "acción racional con arreglo a fines" de Weber. Este tipo de razón es el que conduce a los individuos a buscar sus propios fines egoístas, subjetivos, sin referencia a los sistemas de valores culturales. El sentido último de la razón subjetiva es el instinto de autoconservación, pero no se limita a ello. la razón subjetiva ha llevado al ser humano a utilizar las cosas para conseguir otras cosas, es decir, le ha llevado a dejar de valorar las cosas en sí mismas. En este contexto, las personas se convierten en meros medios a utilizar para conseguir otros fines. Esto es lo que se conoce como "cosificación". Se puede cosificar a una persona en cuanto se la utiliza lucrarse, por ejemplo. Las personas, en el sistema de producción industrial, llegan en muchas ocasiones, a ser consideradas por sus jefes como meros engranajes productores de dinero. Esta es la razón por la que algunos han indicado que el comportamiento de las grandes corporaciones, las multinacionales, etc., cumple las características del comportamiento de un psicópata, puesto que carecen de empatía y compasión y utilizan a las personas como cosas, medios para la consecución de sus fines económicos. Los asesinos en serie también cosifican a las personas cuando las utilizan para satisfacer sus fantasías, por ejemplo. Privar a un cuerpo de vida para usarlo escenificando una fantasía sexual, por ejemplo, es uno de los temas más recurrentes en el cine y la literatura sobre psicópatas homicidas. Una persona psicológicamente sana (aunque esta descripción sea vaga y discutible) puede ser consecuencia de la cultura, del consumismo, del capitalismo en cuanto que es la nueva religión del dinero, etc. Un psicópata cosifica a un ser humano porque carece de empatía, es incapaz de verse afectado por el sufrimiento ajeno, y esto le lleva a no poder considerarlo más que como una cosa. Dexter utiliza a las personas para satisfacer su impulso homicida sin atender a otras consideraciones como la compasión ante el terror de sus víctimas. No obstante, el Código de Harry es lo único que le vincula a la "razón objetiva", la "acción racional(premeditada) con arreglo a valores (el código), es decir, a unas normas éticas a las que el protagonista no se siente emocionalmente vinculado. El Código es lo que convierte a Dexter en un héroe justiciero. Sin embargo, Harry se aseguró de conservar la adhesión de Dex a un sistema de valores a través de la "razón subjetva", el egoísmo implícito en la autoconservación. "El Código representa unas normas para la supervivencia", le decía Harry al pequeño Dex.




Puede que el superhombre de Nietzsche, aquel que reconocía que, muerto "El Padre", debía ser él mismo quien se otorgara a sí mismo el don de la creación de valores no haya tenido lugar. Puede que no hayamos encontrado una forma de organizar la vida en sociedad de forma más racional y humana, más allá de la subjetividad y el egoísmo inherente al individualismo, como le hubiera gustado a Horkhemimer. Pero finalmente, Dexter no llega a la misma conclusión que Tostoi, y aunque su padre, ese ser superior de quien emanaba la ley y la conducta a seguir, se haya visto desposeído de su aura de divinidad, sigue reconociendo el valor del Código. Dex hace suyo el Código de Harry, por su propia voluntad. Toma la responsabilidad de darse a sí mismo una ética. Ahora puede introducir cambios en el Código, porque es dueño y señor de sus propias leyes. Es por esto que a pesar de toda la oscuridad que rodea la serie "Dexter", el mensaje es de esperanza. Si un psicópata puede darse unos valores una vez que se han alejado definitivamente los poderes divinos protectores, quizá también podamos hacerlo nosotros, en la vida real, fuera de esa fábrica de sueños y pesadillas que es la ficción cinematográfica o televisiva.



Materiales


Si estás interesado en conseguir alguna de las temporadas de "Dexter", puedes visitar los siguientes enlaces:


Primera temporada


Segunda temporada


Tercera temporada


Cuarta temporada



Quinta temporada


Sexta temporada


Séptima temporada


Octava temporada (a partir del 11 de junio de 2014)


Comentarios

  1. Excelente análisis! Gracias por compartirlo! Me abrió hacia una nueva visión sobre el asesino serial moderno. :)

    ResponderEliminar
  2. Me alegra que te haya parecido estimulante :-) ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. la capacidad de analisis y el poder de tu sintesis es perfecto. sos un groso!nunca vi dexter. solo con tomarme unos minutos para leer esta pagina me dio la idea.pero lo que me dio el verdadero gusto fue leerte. un uso del lenguaje como pocos!! capo total

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La filosofía oculta en 'Matrix'

Por derecho propio, una de las grandes obras cinematográficas de la distopía y la ciencia ficción. Matrix es, además, un film que conecta con un amplio abanico de cuestiones filosóficas.

La naranja mecánica

Inolvidable adaptación cinematográfica que Kubrick hiciera de la homónima novela futurista del escritor Anthony Burges. Una crítica al conductismo y a la manipulación de la voluntad mediante técnicas conductistas.

Pi: fe en el caos

Ficha técnica de Pi: fe en el caos
Director:Darren Aronofsky

Año:1998
País:EEUU
Género:Thriller psicológico
Argumento:Max (Sean Gullette) es un matemático introvertido y con rasgos autistas que padece fuertes ataques de migrañas, durante los cuales padece alucinaciones. Enamorado de su vecina prostituta, la personalidad atormentada de Max desatiende sus carencias afectivas para centrase de forma obsesiva en su trabajo científico: la búsqueda de un modelo matemático que se esconde tras los valores de la bolsa.



Los mercados brusátiles parecen regirse por un caos impredecible, la arbitrariedad y las "elecciones" de los agentes de la bolsa. Max, sin embargo, no cree en el azar. Trata de demostrar que el sistema de la bolsa, al igual que el sistema de la naturaleza, está sometido a un patrón numérico que se repite y que hace que las cosas se comporten como lo hacen. Su herramienta de trabajo es un complejo sistema informático, construido por Max, vertebrado alrededor del procesador Euc…